25. Banda Pasión de La Aldea

Miniatura Posdcast Isidro Música
Isidro Música
25. Banda Pasión de La Aldea
Loading
/

Bienvenidos al podcast Isidro Música, un podcast donde hablaremos sobre el mundo del saxofón, pero también de temas relacionados con la docencia musical en general

Soy Isidro Rodríguez, músico profesional, profesor de saxofón y director de mi academia, El Centro de Educación Musical Isidro Rodríguez.

Antes de comenzar, recordales que en  isidromusica.com pueden encontrar acceso a mis clases online, información de nuestra academia y las diferentes agrupaciones musicales asociadas a ella.

25. Banda Pasion De La Aldea

Y ahora, sí, comenzamos  este  episodio, donde hablaremos sobre La Banda Pasión de La Aldea

Hoy tenemos un episodio muy especial dedicado a una banda que ha conquistado los corazones de muchos con su música auténtica y vibrante. Estoy hablando de Pasión de La Aldea

Pasión de La Aldea es una banda que ha sabido mantener viva la esencia de la música tradicional, incorporando elementos contemporáneos que la hacen única. Originarios de una pequeña aldea, estos músicos han llevado sus raíces a escenarios mucho más grandes, ganándose un lugar en el corazón de sus seguidores.

La historia de Pasión de La Aldea comienza en nuestro pueblo, La Aldea de San Nicolás, en la isla de Gran Canaria, donde la música siempre ha sido una parte fundamental de la vida comunitaria. 

El origen de esta banda está muy ligada al origen también de mi academia, pues, tan sólo un año después de comenzar la andadura en El Centro de Educación Musical Isidro Rodríguez, decidí comenzar con este nuevo y emocionante proyecto.

Y es que, en mayo de 2015, se constituye formalmente La Asociación Cultural y Musical Pasión de La Aldea, y tan solo unos días después, ofrecimos nuestro primer concierto en nuestro municipio, concretamente en El Centro Municipal de Cultura de La Aldea de San Nicolás.

El repertorio elegido para la ocasión fue nada más y nada menos que los primeros arreglos para banda de los métodos de Essential Elements, pues con tan solo un año de desarrollo musical de sus componentes (la academia llevaba tan solo un año impartiendo clases) era el nivel más adecuado para poder realizar un concierto.

Ese mismo año, en septiembre, la banda estuvo presente en las fiestas más importantes para un aldeano: las fiestas patronales en honor a San Nicolás de Tolentino, concretamente, en la procesión en honor a San Nicolás de Tolentino, que se celebra el 10 de septiembre.

Y tengo que decirles que no fue nada fácil lograrlo. Y no lo digo por el gran esfuerzo que conlleva la preparación de jóvenes músicos para la ocasión: desde repertorio totalmente nuevo (pues hasta ahora se venía interpretando en su gran mayoría las mismas marchas procesionales durante muchos años), ensayos para el aprendizaje del paso de las marchas procesionales, y entrenamiento para tocar en las condiciones en las que se desarrolla la procesión (altas temperaturas y largo recorrido). La tarea más difícil fue la de defender nuestro derecho como banda local de participar en nuestras fiestas patronales.  Pero gracias al grandísimo trabajo de cada uno de los componentes de la banda, y al apoyo de familiares, amigos, y  conocedores del enorme trabajo que se estaba haciendo desde la academia y desde la banda, logramos nuestra presencia en uno de los actos más emotivos de la tradición de nuestro pueblo.

A lo largo de su carrera, Pasión de La Aldea ha realizado numerosas actuaciones que han sido muy bien recibidas. Sin embargo, su camino no ha estado exento de desafíos. Uno de los mayores obstáculos que tuvimos en los inicios, fue la falta de instrumentos y accesorios musicales, clave para el desarrollo elemental de la banda. Gracias al apoyo de las instituciones públicas hemos podido, hasta ahora, adquirir material instrumental con el que cada año mejoramos y permite la incorporación de nuevos componentes a la banda.

Y poco se habla, al menos públicamente, de la asistencia de los componentes de la banda a cada ensayo. Y tengo que decir que, en este sentido, no ha sido difícil gestionarlo. Los músicos, todos ellos a su vez alumnado en continua formación en nuestra academia, han sido conscientes desde el primer momento de la importancia en la implicación individual en el estudio de las partituras, así como en la asistencia a los ensayos, que por supuesto, ha sido clave en el desarrollo colectivo de la banda. 

Es ahí donde se encuentran uno de los puntos fuertes, en mi opinión, de esta banda. El compromiso que ha adquirido cada uno de ellos, (con algunas excepciones puntuales que se han corregido inmediatamente), con el director y el resto de compañeros es admirable. Y, aunque reconozco que para mí como director tampoco ha sido fácil tomar decisiones no muy agradables con algunos componentes, rápidamente han sabido corregir y seguir con lo que considero que son elementos básicos para el buen funcionamiento del grupo: disciplina en el estudio, respeto, y responsabilidad con el trabajo del grupo.

La relación de Pasión de La Aldea con sus seguidores es muy especial. Su música tiene la capacidad de conectar rápidamente con el público, evocando recuerdos de la infancia y momentos especiales en familia. Los conciertos de la banda son conocidos por su ambiente emotivo y acogedor, donde cada asistente se siente como parte de una gran familia. Esta conexión cercana con el público no solo se refleja en sus presentaciones en vivo, sino también en cómo interactúan con ellos a través de las redes sociales, compartiendo historias, fotos y videos que documentan su viaje musical.

Uno de los momentos más emocionantes en la historia de Pasión de La Aldea fue su primer concierto en un gran escenario fuera de su municipio. La emoción era palpable, tanto entre los miembros de la banda como entre el público. Hablo de nuestro primer concierto en La Sede de La Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, donde compartimos escenario junto con La Agrupación de Viento de La Academia de La Orquesta Filarmónica de Gran Canaria. 

Tampoco podemos olvidarnos de la confianza que han depositado entre nosotros los diferentes municipios vecinos. Y es que, cada año, acudimos como parte importante en el desarrollo de las diferentes festividades, a la realización de procesiones de gran relevancia para nosotros. Es otra parte del repertorio que nos apasiona : las marchas procesionales.

Así que debemos destacar también, no sólo las procesiones realizadas cada año en los diferentes municipios de la isla, sino también los que consideramos uno de los conciertos más profundos y pasionales de nuestra actividad anual: El Concierto Sacro. 

Éste fue realizado por primera vez en La Aldea de San Nicolás, en el año 2018 y desde entonces, es una fecha muy esperada tanto por nuestro público como por cada uno de los integrantes de la banda. Claro está, que esta música contiene un enorme sentido emocional y reflexivo que invita a ser escuchada con mucha serenidad en tiempos de Semana Santa.

Hablando de marchas de procesión, y concretamente de compositores de este género, tengo que decir que nuestra banda se ha sentido especialmente identificada con las composiciones de un trombonista, compositor y director de bandas de música: el maestro José Luis Peiró. Sus diferentes composiciones y premios obtenidos ya hablan en sí mismo del gran recorrido en su carrera profesional. Pero más aún si cabe, desde nuestra humilde opinión, en el profundo sentimiento que emana cada una de sus marchas procesionales. 

Mirando hacia el futuro, Pasión de La Aldea está trabajando en nuevas ediciones de conciertos que prometen ser innovadores. En el año 2023, se estrenaba El Concierto de Banda Sonoras: espectáculo realizado en nuestro municipio, y que tras una incansable dedicación en cada uno de los ensayos, pudimos ofrecer en nuestro teatro. Recibimos del público, desde el primer momento, el calor y apoyo incondicional a nuestro proyecto, que demostraron con sus aplausos, sonrisas y por supuesto, con la ocupación de cada una de las butacas que completaban el aforo. Y, aunque aún está por determinar, es muy probable que tengamos una segunda edición de este formato de conciertos, que sin duda, atraerá de nuevo sensaciones y momentos para la banda y su público.

También será un honor para nosotros, recibir como director invitado a José Luis Peiró. Y es que trabajaremos incansablemente para poder disfrutar de un concierto bajo su batuta.

Pasión de La Aldea no solo ha impactado en la música, sino también en su entorno. Han participado en varios proyectos sociales y culturales, utilizando su plataforma para apoyar causas importantes y devolver algo al pueblo que los vio nacer. Este compromiso con su origen y su gente es una parte integral de quiénes son como banda y como individuos.

Antes de despedirme, quiero agradecer a todos los componentes de  Pasión de La Aldea por compartir su increíble música y su historia conmigo y con el público. También a sus familiares y amigos por su apoyo incondicional en el desarrollo artístico y personal tan necesario para este proyecto-

Si aún no lo han hecho, les recomendamos que sigan a la banda a través las principales redes sociales, y así poder seguir más de cerca nuestro trabajo en los ensayos y actuaciones.

Y así concluimos este episodio donde hemos hablado sobre La Banda Pasión de La Aldea.

Recordarles que puedes conectar con nosotros a través de nuestras redes sociales de Instagram, Youtube, Facebook, Tiktok, y Twitter, donde podrás compartir tus pensamientos y sugerencias.

También los invito a suscribirse a mi podcast Isidro Música en tu plataforma de podcast favorita, así como también al canal de Youtube Isidro Música.

Esto es todo, muchas gracias por tu escucha y nos vemos en el próximo episodio.